Inteligencia Emocional

Este curso pretende enfocarse a la superación personal, el incremento de la autoestima y la gestión de herramientas para la afirmación personal y el desarrollo social. El curso tendrá una duración total de 60 horas, distribuidas según las necesidades del centro y la disponibilidad de los alumnos de forma anual o cuatrimestral. Las clases se imparten los viernes, de 18 a 20 horas.

La inteligencia se define como la habilidad para alcanzar el éxito en la vida teniendo en cuenta las propias posibilidades, dentro del propio contexto sociocultural. Ello dependerá de la gestión de nuestras fuerzas y de la corrección o compensación de nuestras debilidades. Por ello, es preciso lograr un equilibrio de las habilidades para adaptarse, modificar y seleccionar los entornos y para ello es necesario integrar la inteligencia cognitiva y la emocional.

Los objetivos generales que se plantean con este curso son:

  • Practicar las habilidades sociales para mejorar las relaciones interpersonales.
  • Prevenir el desarrollo de ansiedad, depresión y otros problemas emocionales.
  • Propiciar la expresión de sentimientos y emociones.
  • Crecer en autonomía personal.
  • Fortalecerse en el aspecto psicológico y social.
  • Descubrir los propios talentos y capacidades, promoviendo el desarrollo integral de la persona.

Los contenidos a desarrollar en el curso son los siguientes:

  • La autoestima y el conocimiento de la propia identidad.
  • La prevención y resolución de conflictos.
  • La empatía y la asertividad.
  • La resiliencia y la tolerancia a la frustración.
  • La gestión del estrés, la relajación y la gestión del tiempo y la energía.
  • El envejecimiento y la salud.
  • El control y la gestión de las emociones.
  • La motivación y el enfoque psicológico positivo.

La Organización Mundial de la Salud define salud como un estado de bienestar completo, no únicamente como la ausencia de enfermedad. En este sentido, dicho bienestar se refiere a los aspectos físicos, pero también a los sociales y mentales.
El alumnado de las aulas de Educación de Adultos tiene, en algunas ocasiones, una elevada edad y una salud deficiente. Se debe dar la oportunidad de investigar sobre uno mismo, cuestionarse y mejorar como persona, cualquiera sea la edad.
Por otro lado, para crear un clima de aula adecuado y favorecer la convivencia y el bienestar de la comunidad educativa juega un papel decisivo la psicología positiva.
La importancia de esta temática en el mundo escolar hace que cada vez esté más presente en todos los ámbitos educativos, y la Educación para adultos no puede ser menos.